Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Javier Bahón

Docentes del siglo XXI

El papel del docente ha pasado por muchos y variados roles. Esto, que como fruto de la evolución de la vida misma no debe sorprendernos, da lugar, sin embargo, a la desorientación o, más aún, a la desubicación de algunos profesionales en activo.

Todos recordamos el talante autoritario que, en general, reinaba antaño en las aulas. El profesor, desde su tarima y acompañado, probablemente, de une regla o vara de avellano lograba el silencio, el respeto y el orden que se valoraban como conductas adecuadas para el aprendizaje. Este profesor hablaba y hablaba; representaba la fuente del saber que debía ser absorbido por cada alumno. Era juez; su poder decidía quién era tonto o listo; vago o trabajador; buen o mal alumno, e incluso persona.

profesora s.xxiLa Escuela Nueva nos aportó un cambio sustancial. “El protagonista del proceso Enseñanza-Aprendizaje debe ser el alumno”, decía. ¿Se logró este cambio? Hoy, ahondando en esa visión proclamamos que al profesor le corresponde una función de mediador entre los alumnos y su aprendizaje; de coach o asesor personal. ¿Estamos preparados para abolir totalmente el modelo de la tarima, la autoridad centrada en el profesor y la transmisión oral unívoca de contenidos?

A cada cual le corresponde gestionar su propia evolución. Propongo una serie de reflexiones respecto a la figura que puede encarnar un docente en el aula. En unos casos se acercará a la figura de un instructor o juez, en otros a la de un verdadero educador. En todo caso, esta profesión no es fácil y cada día toca dar un pequeño paso en la dirección adecuada. Pensemos:

1. ¿Pesa más en mi evaluación el proceso de aprendizaje y el esfuerzo de un alumno, o sus resultados puntuales de los exámenes?
2. ¿Ejerzo una labor cercana y cariñosa con cada alumno, ayudando a su progreso personal, o prefiero marcar una clara distancia?
3. ¿Emito mis comentarios a los alumnos en privado o en público?
4. ¿Guío al alumno que más me necesita, dándole oportunidades para mejorar?
5. ¿Entiendo que tanto el progreso como el fracaso de cada alumno es también responsabilidad mía y actúo en consecuencia?
6. ¿Valoro el error como parte necesaria del proceso de aprendizaje o le adjudico puntos negativos para la nota?

Según las necesidades del s XXI podemos asegurar con contundencia que los docentes-instructores-juez han errado su camino. Los docentes-educadores acompañan a cada alumno y le ayudan a sacar lo mejor de sí mismo, para su propio bien, pero también el de toda la sociedad. Sin duda, eso se les nota a los profesores cada día cuando entran por la puerta en el brillo de sus ojos y la sonrisa de su cara.

 



escrito el 30 de octubre de 2014 por en Personal


1 Comentario en Docentes del siglo XXI

  1. Liseth Rosero | 15-04-2015 a las 1:07 | Denunciar Comentario
    1

    En este siglo hay mucha variedad de maestro unos mas capacitados que los otros y algunos mas especializados que otros pero la conclusión es que cada profesor tiene su método y manera de enseñanza muy firme y clara

Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar